Historia y actualidad de la terapia larval

large_022707maggot1PCLos gusanos son conocidos desde hace siglos por ayudar a sanar las heridas, cuando los cirujanos militares señalaron que los soldados cuyas heridas estaban infectadas de gusanos tenian mejores resultados que las que no estaban infestadas. William Baer, ​​en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, puede haber sido el primero en el hemisferio norte que aplicó la terapia larval intencionalmente a las heridas con el fin de inducir a su cicatrización. A finales de 1920, identificó las especies específicas, que crió en el laboratorio, y utilizo sus larvas para tratar a varios niños con osteomielitis e infecciones de tejidos blandos. Presentó sus hallazgos en una conferencia quirúrgica en 1929, dos años más tarde, después de tratar a 98 niños, sus hallazgos fueron publicados póstumamente.


La terapia larval fue con éxito y de forma rutinaria realizada por miles de médicos a lo largo de la década de 1930, pero pronto fue sustituida por los nuevos antibióticos y las técnicas quirúrgicas que surgieron de la Segunda Guerra Mundial. La terapia larval fue utilizada ocasionalmente durante los años 1970 y 1980, pero sólo cuando los antibióticos, la cirugía y el cuidado de heridas no podian controlar el avance de la herida.

Los primeros estudios clínicos modernos sobre la terapia larval se iniciaron en 1989, en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos en Long Beach, California, y en la Universidad de California, Irvine, para responder a las siguientes preguntas:

  • ¿La terapia de gusanos sigue siendo útil hoy en día?
  • ¿Si la terapia larval se debe utilizar como complemento de otros tratamientos, o  sólo como un último recurso?
  • ¿Cómo es la terapia de gusanos en comparación con otros tratamientos de los que disponemos?

Los resultados de los ensayos clínicos comparativos y los muchos estudios e informes que siguieron, indican que esta terapia es todavía útil hoy en día como herramienta de tratamiento seguro y eficaz para algunos tipos de heridas. Estos estudios también demostraron que no hay ninguna razón para negar la terapia larval hasta que todas las demás modalidades se hayan agotado, ni usarlo sólo como “último recurso”. En efecto, las publicaciones muestran una tasa de recuperación de las extremidades superior al 40%, cuando esta es utilizada anteriormente, en el curso del tratamiento (por ejemplo, como segunda, tercera o cuarta línea de tratamiento).

Estado actual de la terapia larval

En 1995, un grupo de médicos de 4 utilizaban la terapia larval. Hoy en día, cualquier médico en los EE.UU. y en muchos otros países puede prescribir la terapia larval. Más de 4.000 terapeutas utilizan la terapia de gusanos en 20 países. Aproximadamente 50.000 tratamientos se aplicaron a las heridas en el año 2006.

En enero de 2004, los EE.UU. comenzaron a regular gusanos medicinales, permitiendo la producción y comercialización de una cepa particular de larvas Phaenicia sericata. En febrero de 2004, el Servicio Nacional de Salud Británico (NHS) permitió a sus médicos prescribir la terapia larval. Los pacientes ya no deben ser referidos a uno de los pocos hospitales regionales de heridas especialidades para conseguir tratamientos de gusanos.